Debemos evitar que se vuelva a salir de la crisis por exclusión

    La Comisión Ejecutiva de CCOO ha hecho una valoración de la situación en la que nos encontramos tras el acuerdo para prorrogar la regulación especial de los ERTE, en la que reitera la valoración positiva del acuerdo que se ha convertido en la pieza central para el mantenimiento del empleo en la primera fase de la crisis económica provocada por la pandemia de la COVID-19.

    14/05/2020.

    La Comisión Ejecutiva de CCOO, reunida de forma ordinaria, ha hecho una valoración de la situación en la que nos encontramos tras el acuerdo para prorrogar la regulación especial de los ERTE.

    El sindicato reitera la valoración positiva del acuerdo, que se ha convertido en la pieza central para el mantenimiento del empleo de la primera fase de la crisis económica provocada por la pandemia de la COVID-19.

    Los datos avalan la utilidad de esta herramienta, que hoy da cobertura a 3.300.000 trabajadoras y trabajadores en España, de entre los 42 millones de personas acogidas a formulas similares en el conjunto de países europeos.

    Por primera vez en España, una crisis económica se está saldando con una caída del empleo menor a la caída del PIB. Si en las tres últimas semanas desaparecieron 900.000 cotizantes a la Seguridad Social (en ese mes cerraron 85.000 empresas que empleaban a 800.000 trabajadores), este dato bajó hasta 49.000 personas afiliadas a la Seguridad Social.

    Renovar estos compromisos sobre los ERTE (regulación simplificada, inclusión de trabajadores y trabajadoras sin los periodos de cotización suficientes, reposición de prestación de desempleo), así como otras medidas adicionales como la restricción de despidos y la facilitación de la adaptación de las jornadas de trabajo, están generando efectos positivos en términos de mantenimiento de empleo.

    Eso sí, haciendo dos apreciaciones. Una, que pese a todo lo citado, tanto en el mes de marzo como en el mes de abril se han producido miles de despidos (sobre todo extinciones de contratos temporales). La segunda, que el éxito de estas medidas se basa en una ingente utilización de fondos públicos que sostienen la prestación de desempleo y las exoneraciones de cotizaciones sociales en los expedientes de fuerza mayor (más del 90% del total).

    España se adentra ahora en una fase denominada de desescalada, que conlleva una recuperación paulatina de la actividad económica. Las perspectivas son de un segundo trimestre que será muy duro tanto en términos macroeconómicos como de empleo.

    Las medidas pensadas para la fase de contención deben dar paso a la de la reactivación del empleo en un contexto económico que será aún peor al del primer trimestre del año.

    CCOO valora los esfuerzos hechos por la sociedad española y sus instituciones para afrontar este abismo social, producto de la parálisis económica y del confinamiento. Pero siendo importantes las medidas tomadas, hay que abordar otras adicionales.

    - Instamos a poner en marcha un ingreso mínimo para las personas sin recursos y que tienen una dificultad evidente para encontrar un puesto de trabajo. Las filas de personas solicitando suministros básicos de alimentos nos indican que nuestra red de protección social sigue incompleta.

    - Debemos abordar sin demora la situación social que se presentará el 1 de julio en una doble vertiente. Continuidad de las medidas de protección social adoptadas hasta la fecha, así como la definición de los sectores económicos donde sigan concurriendo causas de fuerza mayor que recomienden prorrogar los ERTE por tales causas y que continúen salvaguardando el empleo.

    - La recuperación de la actividad en un número creciente de sectores económicos mientras persiste el cierre de centros educativos, así como centros de atención a personas dependientes, junto a la persistencia de un número elevado de personas contagiadas o aisladas por la COVID-19, profundizan los problemas de conciliación de la vida familiar y laboral. Estas circunstancias no están convenientemente protegidas en España, tienen un evidente sesgo de género, y deben abordarse de forma inmediata en el marco del diálogo social.

    - Acelerar el diseño de medidas para dinamizar la economía en sectores que se verán particularmente afectados por la actual situación. Algunos directamente ligados con las actividades turísticas y otros más relacionados con las medidas de diferimiento de gastos e inversión.

    - Llamamos a constituir un marco de diálogo social paralelo y complementario a la Comisión Parlamentaria para la reconstrucción. Además de nuestra comparecencia ante la misma, el espacio tripartito entre Gobierno, sindicatos y organizaciones empresariales puede jugar un papel determinante para impulsar muchas de las medidas que España necesita para la recuperación de nuestra economía en el medio y largo plazo.

    - Abogamos por un pacto de Estado -político, social e interinstitucional- que configure un consenso básico sobre cómo afrontar el escenario difícil que se avecina, una posición común en la Unión Europea, y que genere sinergias entre Administraciones así como entre agentes sociales para impulsar la economía y el empleo. El reto es evitar volver a salir de una crisis por exclusión.

    CCOO insta al Gobierno a impulsar esta agenda, donde reivindicamos nuestro papel tal y como nos mandata el ordenamiento vigente, y nos refuerza la corresponsabilidad demostrada en las últimas semanas con la situación que vive nuestro país.

     

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.