CCOO reitera su disconformidad con sustituir aportaciones presupuestarias por préstamos a la Seguridad Social

    El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un nuevo préstamo del Estado a la Tesorería General de la Seguridad Social por importe de 13.830 millones de euros, “para dar cobertura adecuada a las obligaciones de la Seguridad Social”. Para CCOO es hora de llamar de nuevo la atención sobre esta práctica, que se lleva ya aplicando varios años, que sustituye lo que con toda claridad define el art. 109 de la Ley General de Seguridad Social, por una ficción contable.

    14/04/2020.

    La Seguridad Social se financia, muy principalmente por dos partidas:


    a) aportaciones progresivas del Estado, tanto las consignadas con carácter permanente en sus Presupuestos Generales, como las que se acuerden para atenciones especiales o resulten precisas por exigencia de la coyuntura.

    b) cotizaciones sociales

    Con esta práctica de concesión de préstamos a tipo de interés 0, que se van prorrogando indefinidamente, sin que nunca sean devueltos, se producen dos efectos.

    • El primero, que el déficit del Estado luce, principalmente, en la Seguridad Social.

    • El segundo, que esta presenta una situación contable de un relevante, pero irreal, endeudamiento.

    El Gobierno actual y sus responsables, han manifestado en reiteradas ocasiones su discrepancia con este método de financiación de los derechos subjetivos de las personas que perciben prestaciones de la Seguridad Social. No compartimos que sea imprescindible seguir utilizándolo.

    La financiación de estos préstamos, igual que la de las aportaciones presupuestarias que deberían hacerse, se hará contra los ingresos del Estado y, en su defecto, su endeudamiento. Esto tanto en circunstancias normales, como en una situación como la actual en la que la Seguridad Social está perdiendo ingresos por las exoneraciones de cotizaciones aprobadas, y la pérdida de cotizantes, además de asumir mayores gastos como consecuencia de la necesaria mejora de los niveles de protección que presta.

    Debemos decirlo alto y claro. Tanto en el desenvolvimiento ordinario de la Seguridad Social, como en la actual situación extraordinaria, la financiación adicional a las cotizaciones es y debe ser presupuestaria.

    Por otra parte, tanto las necesidades que se están abordando desde la Seguridad Social ante la pandemia que padecemos, como el resto de ayudas, avales, líneas de financiación,… que se están aprobando, deben ser financiadas con cargo a un fondo extraordinario, financiado con la emisión de deuda hoy y que debe ir seguido de una redefinición de nuestra estructura fiscal en cuando salgamos de esta crisis, para equipararla a la de los países de nuestro entorno.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.